Barbie por fin escucha

Ayer saltaba la noticia. Barbie ya no será una muñeca rubia con medidas de top model, no solo eso. La marca anunció por Twitter el lanzamiento de varios modelos nuevos, cada uno con un tono de piel y unas medidas diferentes. Por fin Barbie deja atrás su pasado de ama de casa americana sesentera preocupada por estar guapa para su hombre y hacer la mejor tarta de manzana del vecindario, por fin tenemos una Barbie del siglo XXI. Bravo por Barbie, ¿No?

Es decir, Barbie es una marca importante y consolidada, hasta sale en Toy Story. No tenía necesidad aparente por renovar su icónica y esbelta figura con la que han jugado millones de niñas en todo el mundo, a lo largo de sus 57 años (qué bien se conserva para su edad, ¿verdad?) Es una conducta loable por parte de una marca la de escuchar a las demandas de la sociedad y adaptarse a los nuevos tiempos.

Pero Barbie no solo ha escuchado a la sociedad, también a sus ventas. Aquí dos ejemplos:

cnn

md

Era por todos conocido el descontento de muchas personas hacia una muñeca que difundía un ideal de belleza algo elitista y exigente, especialmente teniendo en cuenta la edad de las personas que jugaban con ella. De hecho hay estudios que afirman que las niñas que han jugado con Barbie en edades tempranas muestran mayor preocupación por la delgadez. Por no hablar de esas personas que, a saber por qué clase de carencias afectivas, se han dejado los ahorros de su vida en cirugía estética para parecerse a la pareja de plástico más coqueta de la juguetería. Esto último son casos aislados dignos de estudio psicológico, pero es indudable la influencia que puede ejercer un juguete en niños y niñas, y la de Barbie parecía no ser muy positiva.

 Muchas personas empezaban a demandar una muñeca más real, y puede que el descenso de las ventas haya sido el último toque de atención. No decimos que la empresa no haya estado planteándose un cambio desde hace tiempo, solo que esta gente no es tonta y seguramente se olía algo.

sombrero

¡Y el sombrero es nuevo!

Además, puede que en los años 60 y 70 el mercado de Barbie se limitase a las hijas de familias blancas de clase media de Estados Unidos, y posteriormente de todo el mundo. Pero ahora no solo los blancos tienen dinero para comprar muñecas a sus hijas. La posibilidad de escoger el color de piel puede que les sirva también para ampliar su mercado. Se dice que varias marcas y productos están integrando otras identidades raciales por este motivo, y puede parecer una tontería, pero el porcentaje que representan las minorías étnicas sobre el total de la población en Estados Unidos ha crecido desde los años 80. Solo hay que ver el reparto de la saga Fast and Furious, más amplio en cada entrega, pero también más diverso.

Si esto fuese así, si Barbie hubiera hecho tanto o más caso a sus ventas que lo que le pedían los consumidores, ¿sería bueno o malo? Es real, y creo que un avance positivo independientemente de las intenciones.

En un mundo donde toda responsabilidad se ha cedido a la iniciativa privada (más aún en el caso de Barbie y Mattel por sus raíces estadounidenses) la compra de un producto es la expresión más visible de su aceptación o rechazo por parte de la sociedad, más efectivo que cualquier hashtag. Quizás los padres se han cansado de comprar muñecas estandarizadamente perfectas, y Barbie ha tenido que entenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s