Estudiantes al límite

Llevaba tiempo meditando sobre abrir este blog. Hace un par de semanas estaba decidido a hacerlo, incluso tenía preparado algún post, pero el Trabajo de Fin de Grado cayó sobre mí como una losa. Por suerte ya ha pasado la tormenta y he sobrevivido prácticamente sin secuelas. El TFG ha sido lo más parecido a un parto: meses de gestación que culminan en unas horas de insufrible angustia para dar lugar a una criatura a la que, pese a no ser perfecta, no puedes evitar mirar con cariño y orgullo. Esta experiencia me ha hecho reflexionar, el estrés ha sido mi musa. Al estar cerca de la línea de la muerte es cuando descubres de qué pasta estás hecho, y los estudiantes actuamos de formas muy diferentes cuando se aproxima una fecha de entrega o un examen.

El psicótico

jokercut

Fácil de detectar debido a la risa nerviosa, el tono de voz ligeramente elevado y las reacciones espasmódicas. Ya no es consciente de si lo sabe todo o no sabe nada. Hasta dudas de que sepa su propio nombre. Conviene evitar acercarse si tiene a mano objetos punzantes. Por suerte para él este estado solo dura hasta que el profesor deposita el examen sobre su mesa. Entonces pueden ocurrir dos cosas, intenta contestar algo con sentido, o entra en shock.

El sedado

burns

Es un estadio evolutivo posterior al psicótico. Esta alma en pena ha decidido atajar su nerviosismo a base de Trankimazin, infusiones relajantes u otras sustancias estupefacientes. A veces este estado de sospechosa tranquilidad viene acompañado de un optimismo irritante para quienes no hemos bebido de su pócima mágica. Solo ve arcoíris y flores donde los demás vemos muerte y destrucción. Es inofensivo, de hecho él te teme más a ti que tú a él, o lo haría si tuviera los sentidos en orden.

El insomne

insomnie

Este examen le sobrevino cuando no quedaba tiempo para compaginar el estudio con la realización de sus funciones vitales. Tenía que elegir, y en sus ojos hallamos la respuesta. Le delatan esas ojeras que llegan hasta el mentón y esa mirada que ruega “kill me, please”.

El apocalíptico

apocaliptico

Asume su destino con serenidad, cual divinidad nórdica. Sabe que su final está escrito, pero aun así está decidido a presentar batalla y morir combatiendo. La única diferencia es que en la mitología nórdica los caídos se reencontraban en el Valhalla, y aquí lo hacen en las recuperaciones de julio.

El pirado

pirado

Para él ya es tarde. Era una persona normal, pero este examen lo ha transformado en un proyecto de “siempre saludaba”. Lo encontrarás en un rincón con la mirada perdida en los apuntes, aparentemente en silencio. Pero si te aproximas podrás oír una letanía de definiciones, listas y conceptos que repite en un susurro.

El preparado, A.K.A. “sangre de horchata”

Transporter_3

Es difícil saber hasta qué punto está tranquilo. Al resto de mortales nos cuesta tanto mantener la calma en estas situaciones que a veces parece una pose. Controla sus nervios pero no se relaja. Está concentrado como un atleta profesional antes de una competición, tenso como un guepardo antes del salto. Tiene un objetivo claro y la confianza de que lo conseguirá.

Probablemente te hayas reconocido en alguno de ellos, incluso en varios. Es posible experimentar más de uno, en función del miedo que provoque en ti ese examen o trabajo. Pero no importa cómo te encuentres antes de entregarlo, porque después de hacerlo todos acabamos así:

frodo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s